Logo

Tras la huella de las armas nucleares: 15.000 razones para preocuparse

View Comments

Ago. 6.– Hoy, nueve países tienen 4.150 cabezas nucleares desplegadas, es decir, colocadas en misiles o localizadas en bases operativas, según el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI, por sus siglas en inglés). Estas naciones son Estados Unidos, Rusia, el Reino Unido, Francia, China, la India, Pakistán, Israel y Corea del Norte. Si se contabilizan todas las ojivas nucleares existentes –incluidas las que se hallan en reserva o las que aguardan su desmantelamiento–, la cifra asciendía a 13.885 en 2019 (ver recuadro de la derecha) y a 14.955 en estos momentos, una cantidad algo inferior a la registrada en 2016 (15.395), y muy alejada de la de 1986, cuando la Guerra Fría vivía un rebrote: entonces eran más de 70.000.

“La mayoría de estas armas pertenecen a Estados Unidos y Rusia”, nos cuenta por teléfono desde Estocolmo Vitaly Fedchenko, investigador del Programa de Seguridad Europea del SIPRI. La disminución de los arsenales se debe sobre todo a que ambas potencias –que concentran el 93 % de este armamento– los están reduciendo. 

Los dos países aplican desde 2011 el tratado bilateral New Start, que prevé eliminar dos tercios de sus ojivas nucleares, aunque lo hacen con lentitud, según la institución con sede en la capital sueca.

Pero las previsiones no son alentadoras. Tanto Rusia como Estados Unidos desarrollan ambiciosos programas de modernización nuclear. El SIPRI recuerda que el país presidido por Donald Trump planea gastar 400.000 millones de dólares de aquí a 2026 en el mantenimiento y la actualización de sus artefactos atómicos. La cifra podría ascender al billón de dólares en los próximos treinta años. El resto de países cuenta con arsenales mucho menores, aunque, como afirma Fedchenko,“la India, Pakistán y Corea del Norte trabajan en aumentarlos”. Y ningún Estado en posesión de este tipo de armas prevé prescindir de ellas, que se sepa.

Desmantelamiento, sí, pero despacito y con buena letra

(...)

[ Texto completo

© Democracia Participativa / Participatory Democracy