Menu
07/07/2020
A+ A A-

Mundo Sindical / A Worker's World

Periodistas en cien días de emergencia: Muertes, contagios, despidos, desamparo y cierre de medios

Periodistas en cien días de emergencia:

Muertes, contagios, despidos, desamparo y cierre de medios

Durante los cien días de emergencia nacional en el Perú han fallecido 51 periodistas. De este total, 37 perdieron la vida como consecuencia del coronavirus (15 contagiados en actividad periodística), mientras que 14 fallecieron por complicaciones de otras enfermedades, debido a la falta de atención por el colapso del sistema de salud. Asimismo, también se ha reportado la muerte de otros 4 trabajadores de medios.

Esta información ha sido registrada por la Asociación Nacional de Periodistas del Perú - ANP que, desde el inicio de la emergencia nacional (16 de marzo), ha mantenido una permanente acción de monitoreo de la situación de periodistas en todo el país.

Asimismo, al día de hoy existen al menos 112 casos de contagio en el sector, cuyo foco ha migrado por las regiones de Loreto, Ucayali, Tumbes y Ancash. De la misma forma, en Puerto Maldonado, de 18 periodistas que se realizaron la prueba rápida 16 dieron resultado positivo.

Pandemia laboral

Los medios locales y regionales fueron los que recibieron el primer impacto del confinamiento. Los diarios abandonaron la impresión en papel -ante la ausencia de ventas y publicidad- y migraron a sus versiones digitales para continuar con su misión informativa, pero sin posibilidades de supervivencia económica. Los mínimos o nulos ingresos por publicidad originaron el recorte de programación en radios y televisoras y la reducción de páginas en las ediciones regionales de los medios nacionales.

Los periodistas de regiones, en su condición de trabajadores y trabajadoras independientes, han padecido el mayor impacto de la crisis sanitaria, económica y social, al límite de poner en riesgo su supervivencia y la de sus familias al no tener ingresos por su labor y no haber sido beneficiados -en un 80%- por ninguna de las medidas dadas por el gobierno.

Los grandes conglomerados mediáticos -a pesar de haber accedido a programas como Reactiva Perú (créditos baratos orientados a mantener el empleo) u otros mecanismo de asistencia -como el subsidio a empresas que cubrió el 35% del sueldo de trabajadores que ganan hasta 1,500 soles- aplicaron, en algunos casos, la suspensión perfecta de labores (caso de ATV, en el sur del país).

Add a comment Leer más...

¿RECONSTRUCCIÓN DE LA ECONOMÍA? ¿A FAVOR DE QUIÉNES?

En estos tiempos tan duros de pandemia de coronavirus, que causa la muerte de miles de personas y de otras cifras mayores en peligro de perder la vida, se escuchan voces que hablan de la pobreza económica y social de millones de seres humanos. Unos lo hacen desde hace décadas y décadas, tanto que precisan que la marginación y el olvido de quienes están en la miseria, no es otra que la originada por la vigencia de una política mediante la cual se ha institucionalizado, desde tiempos añejos, "la explotación del hombre por el hombre".

Otros, en instantes en que la economía se viene abajo por la paralización de la actividad productiva y ven en riesgo sus capitales, consideran que hay que poner término a tal situación, simplemente abriendo las "oportunidades de trabajo", pero eso sí, siguiendo las reglas de lo que llaman el "mercado laboral", en donde el trabajador, sea profesional, técnico, empleado u obrero, autogestionario, no tenga derecho a la protección social.

"Tú trabajas, yo te pago...pero nada de otra cosa". Flexibilización laboral le llaman, a lo que en realidad debería ser conocida como la "ley del embudo". Lo más rentable para quienes tienen más, lo menos rentable para quienes tienen menos. Estos  No caminan solos en su "lobby" diario. Se acompañan de sus predicadores, que llegan a clamar con voz aparentemente de dolor:" se debe pensar, ahora, en las reformas para reconstruir la economía de la crisis". Se sobre entiende a dónde apuntan los voceros de quienes poseen el poder del dinero.

Punto aparte y dejemos tranquilos a los que se alinean con los trabajadores. Ahora con tanta desocupación, habrá espacio para debatir sobre el camino a seguir, cuando la fuerza laboral se encuentra debilitada y la concientización de los "millennials" avanza por las rutas del individualismo. Y hablemos de tan hipócrita vocería de quienes hablan de la "reconstrucción de la economía", cuando del mismo modo lo que buscan es "una nueva normalidad", con ausencia, como fue antes de la pandemia, de la participación de los trabajadores en la creación y distribución de la riqueza material.

Add a comment Leer más...

EL CONVENIO 190 DE LA OIT SOBRE LA VIOLENCIA Y EL ACOSO

Apenas hace unos meses, en junio de este año, la Conferencia Ge­neral de la Organización Interna­cional del Trabajo (OIT) adoptó el Con­venio 190. Dicho instrumento se refiere a la violencia y acoso en el mundo del trabajo, el cual define como “un conjunto de comportamientos y prácticas inacep­tables, o de amenazas de tales comporta­mientos y prácticas, ya sea que se mani­fiesten una sola vez o de manera repetida, que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico…”. Es­tas conductas, dice el Convenio, “afectan a la salud psicológica, física y sexual de las personas, a su dignidad, y a su entorno familiar y social.” Pueden constituir una violación de los derechos humanos y re­presentan una amenaza “para la igualdad de oportunidades, y son inaceptables e incompatibles con el trabajo decente”.

Considera también que una cultura del trabajo que fomente el respeto mutuo es muy importante para mejorar la calidad de los servicios públicos y privados. El acoso y la violencia afectan negativamente la organización del trabajo, las relaciones laborales, el compromiso de los trabajado­res e incluso pueden dañar la reputación de la empresa y la productividad. Subraya que estas conductas afectan de manera desproporcionada a las mujeres. Pueden impedirles que accedan al mercado labo­ral, permanezcan en él o progresen profesionalmente. Por ello, es indispensable un enfoque de género que aborde los factores de riesgo, particularmente el abuso de las relaciones de poder que generalmente se ejercen de un hombre hacia una mujer.

El Convenio llama a promover un entorno de tolerancia cero frente a la violencia y el acoso. Todos los actores del mundo del trabajo deben abstener­se de ellas, prevenirlas y combatirlas. El convenio incluye a los trabajadores y a otras personas en el mundo del trabajo, asalariados o no, y cualquiera que sea su situación contractual, y desde luego a los individuos que ejercen autoridad, funcio­nes o responsabilidades de un empleador. Y debe aplicarse durante el trabajo, en re­lación con el trabajo o como resultado del mismo. Por ello, los países que suscriban este Convenio deberán prohibirlas legal­mente; diseñar políticas que aborden esta problemática; instalar mecanismos de control; velar por que las víctimas tengan acceso a vías de recurso y reparación y a medidas de apoyo; y establecer sancio­nes. Igualmente, deberán proporcionar a los trabajadores información y capa­citación acerca de los peligros y riesgos identificados, y sobre las medidas de pre­vención y protección correspondientes Todas estas medidas deberán aplicarse por medio de la legislación nacional y de convenios colectivos pactados entre em­pleadores y empleados.

Como vemos, se trata de un Conve­nio que trata de manera muy amplia un conjunto de fenómenos deplorables. En algunas ramas económicas y empresas, el maltrato físico, la violencia directa contra una persona o grupos de personas es una práctica más frecuente de lo que imagina­mos, sobre todo en aquellas en dónde hay una indefensión aguda de los trabajadores por la ausencia de una representación sin­dical o por condiciones de sobre explota­ción. Por ejemplo, en el trabajo agrícola, en la construcción, en el trabajo asalariado en el hogar, o en el caso de trabajadores con contratos temporales o subcontratados. Y en diversas ocupaciones informales.

Add a comment Leer más...

PROPÓSITO DE ENMIENDA EN LA NUEVA ERA

A casi dos meses de confinamiento global no habrá duda alguna que la historia universal marcará un hito en 2020, con un antes y después de la pandemia del Corona virus, ya que los efectos descomunales causados en las economías y sociedades del planeta no se habían conocido otrora, aun cuando conocimos un siglo XX pleno de conflictos mundiales que destruyeron la infraestructura de naciones de Europa y Asia, podemos reafirmar que en la actualidad jamás conoció el género humano tanta incertidumbre y zozobra sobre su futuro.

Por el contrario, como resultado de la IIa Guerra Mundial la industria de armamento propulsó la economía estadounidense, al punto que erigió un nuevo orden económico mundial concretado en los Acuerdos de Bretton Woods (1944), donde se decidió la creación del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, usando el dólar estadounidense como moneda de referencia internacional.

Hoy el balance es totalmente distinto, ante el impacto de un enemigo letal, invisible, capaz de doblegar al arma más poderosa, éste se difunde rampante por el planeta, doblegando las economías desarrolladas del orbe, le ha asestado un nocaut a toda actividad económica y social del género humano. Contrayendo el crecimiento comercial positivo de naciones registrado durante décadas desde el siglo XX,  como vemos en el caso de EEUU más de 30 millones de desempleados desde el inicio de la crisis del coronavirus, pronosticando los economistas que la tasa de desempleo en junio puede elevarse al 30%, el país se enfrenta a una crisis que va encaminada a ser la más devastadora desde 1930. En el caso de la Unión Europea las cifras apuntan a una caída del PIB para 2020 de 9% y de 15 millones de desempleados, en el caso concreto de España tardará al menos dos años en superar la peor crisis en un siglo, se estima una caída de la actividad del 9,2% en 2020 y una recuperación del 6,8% en 2021; el paro ascenderá al 19% y se tardarán al menos dos años en recuperarse, por este camino este año se perderán cerca de dos millones de empleos a tiempo completo, y en el caso de nuestro continente la pandemia amenaza con dejar entre 14 y 22 millones de personas más en pobreza extrema en Latinoamérica.

Estas cifras demoledoras ameritan la reflexión sobre el nuevo rol del liderazgo político y social global, siendo oportuna la proyección de un nuevo reajuste del pensamiento y valores éticos de cada uno de los actores. En tal sentido, los gobiernos de las potencias planetarias deben asumir la fragilidad extrema de sus sistemas de salud, por tanto, qué sentido tienen presupuestos armamentistas mil millonarios en dólares, si no hay suficientes camas en los hospitales de Nueva York, Londres, Berlín, Madrid, París, donde desaparece la fuerza productiva más preciada, el ser humano. Como planteaba recientemente Antonio Guterres, secretario General de la ONU “Creo que es obvio que nos falta liderazgo. Eso solo puede ser posible si los países clave, las potencias mundiales clave, son capaces de aproximarse, adoptar una estrategia común y entonces traer hacia ellos al resto de la comunidad internacional. El norte mundial no puede derrotar al coronavirus si el sur mundial no lo derrota también”.

Add a comment Leer más...

ANP demanda una sociedad más humana

Aun en las circunstancias más difíciles, la Asociación Nacional de Periodistas del Perú no podría dejar en el olvido su homenaje a quienes, día a día, por vocación y profesión, afrontando toda suerte de peligros, cumplen con la tarea inclaudicable de informar con la verdad a la Nación. Es su destino de organización gremial y sindical de los trabajadores y trabajadoras de prensa, precursora y protagonista de las más trascendentes y recordadas luchas y conquistas sociales del periodismo nacional.

Este acto recordatorio, lleno de fraterna emoción, se lleva a cabo, sin embargo, en uno de los momentos más difíciles para la vida y la salud de la humanidad. Nos embarga el sufrimiento y el dolor de una pandemia globalizada, durante la cual se está poniendo a prueba la expresión, moral y material, del significado de la solidaridad de las personas y de los pueblos. Hombres y mujeres militantes de la ANP forman parte activa de la vanguardia de héroes y heroínas civiles, que cumple ese sagrado deber, como auténticos mensajeros de la comunicación social.

Nada les arredra. Ni la violencia física, ni la amenaza verbal, ni el autoritarismo, ni el abuso del poder. Para los trabajadores y trabajadoras de prensa, es doctrina democrática respetar y hacer respetar la información como derecho del pueblo. En sus sagrados mandamientos, la ANP afirma y afirmará, sin temor, que la peor opinión es el silencio, que la imposición de la cultura del secretismo, no pasará. Su historia elocuente, de más de nueve décadas de trayectoria ejemplar, avalan con firmeza esta posición.

La ANP es consciente del significado de este nuevo aniversario del "Día del Trabajador/a", de la heredad de las luchas de los obreros/as, empleados/as, técnicos/as y profesionales, que entregaron la vida, aquí en Perú y en el mundo, por darle dignidad al trabajo humano. Pero, igualmente, es consciente que ese cometido no ha concluido. Más todavía, cuando la globalización, bajo el pretexto de una época de cambios y no de cambios de época, nos pone sobre aviso ante el advenimiento de la economía inmaterial o economía digital, sustentada en el recurso tecnológico, que perversamente practicada, pondrá fin al derecho al trabajo, a las conquistas sociales y económicas.

Add a comment Leer más...