Menu
12/12/2019
A+ A A-

La UNESCO, en primera línea en la lucha contra la intolerancia

Ene. 27- París (AFP) - La primera mujer que dirige la UNESCO, la búlgara Irina Bokova, defendió el martes la implicación de esa organización en la construcción de la paz en el siglo XXI frente al "peligroso aumento de la intolerancia" étnica, religiosa y lingüística.

"Hace 20 años hablábamos de la paz mundial en el sentido de relaciones entre las grandes potencias pues había más ideología. Hoy, vemos decenas de conflictos debido a la intolerancia étnica, religiosa, lingüística (...) que crece peligrosamente", afirmó la directora general de la UNESCO en una entrevista con AFP.

 

"Hay numerosos ejemplos de guerras, masacres y genocidios basados en ello", agregó la diplomática de 57 años, de pasado comunista, que reivindicó como "misión primordial" de la organización, que dirige desde diciembre, el trabajar "por la diversidad y la tolerancia".

Durante la entrevista, celebrada en francés en el despacho de la diplomática en la sede de la UNESCO en París, Bokova, primera representante de un país de Europa del Este que accede a ese cargo, consideró que en el actual panorama "la UNESCO debe implicarse con fuerza y compromiso en todo lo que sea diálogo, tolerancia, diversidad y respeto mutuo".

"Nuestra fuerza no es política de decisión de alto nivel, sino que nuestra fuerza está en los medios intelectuales, en las comunidades, en la sociedad civil, en las universidades", dijo la directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

La directora general de la UNESCO defendió asimismo "acciones verdaderas sobre la igualdad de género" que permitan "cambiar las sociedades, las mentalidades", al ser interrogada sobre una recomendación legislativa francesa de prohibir el velo islámico integral.

Bokova, elegida en septiembre pasado frente a la polémica candidatura -aunque favorita- del egipcio Faruk Hosni, que tenía el respaldo de los países árabes y musulmanes que esperaban acceder por primera vez al frente de la UNESCO, lanzará justamente el próximo 18 de febrero en París el año del 'Acercamiento entre las culturas'.

Intelectuales, escritores, periodistas, científicos, empresarios y políticos de los cinco continentes, como Simone Veil, Graca Machel, la mexicana Lydia Cacho Ribeiro, el indio Rajendra Pachauri o el brasileño Sebastián Salgado, participarán en mesas redondas sobre la paz y el diálogo entre culturas, adelantó Bokova.

"La UNESCO existe desde hace 60 años, pero el mundo cambia tan rápido que si no podemos adaptarnos a las exigencias, la UNESCO no será considerada como una organización pertinente en el seno de las Naciones Unidas", sostuvo antes de afirmar que "el papel de la UNESCO es estar a la altura de sus responsabilidades".

"Adaptarse es responder" a la tragedia del seísmo en Haití, dijo antes de precisar que este miércoles un equipo de expertos viajará a Puerto Príncipe para evaluar los daños que el terremoto del 12 de enero provocó en museos e instituciones culturales de ese país que alberga simbólicas y universales construcciones, pues fueron edificadas por esclavos negros que recuperaron su libertad.

"Hemos propuesto tres proyectos (para Haití) y ahora buscamos financiación para ellos", explicó Bokova que la semana pasada pidió al director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, que la educación figure en la agenda del G20 pues "millones de niños de los países más pobres del mundo corren el riesgo de quedar fuera de la escuela debido a la crisis financiera mundial".

Interrogada sobre la posibilidad de que la UNESCO adopte de forma global el plan de alfabetización de Cuba bautizado 'Yo sí puedo' y que ha sido un éxito en numerosos países de América Latina, Bokova admitió que "el programa cubano funciona en muchos países" pero consideró que "cada país, cada región, tiene sus especifidades".